Unicef ha presentado este miércoles en Valladolid un informe «sin precedentes» sobre el impacto de la tecnología en la adolescencia, ya que han participado 50.000 estudiantes de entre 11 y 18 años, de los que 2.885 encuestados eran de Castilla y León. Con esta amplia muestra, han extraído toda clase de conclusiones, con el objetivo de «mejorar las propuestas en relación con sus derechos y con su bienestar», ha subrayado la presidenta del Comité de Unicef autonómico, Eugenia García. Ya de entrada, si bien el 58% de los participantes admite como motivación para conectarse a Internet la de hacer amigos, el 44% de los adolescentes han confesado que recurren a redes sociales y otros entornos digitales para no sentirse solos.

Lo que resulta indudable es lo extendido del consumo tecnológico: el 90% de los encuestados castellano y leoneses se conectan todos o casi todos los días, pero la agencia de Naciones Unidas alerta de que uno de cada tres hace un «uso problemático» de Internet. «Hablamos de uso problemático cuando existe una afección significativa sobre otros ámbitos de su vida, como el ejercicio y el aspecto físicos, los estudios o los hábitos de sueño», ha explicado la responsable de programas educativos de Unicef, Belén Andrade.

Así, refieren porcentajes y conclusiones «preocupantes» en torno a conductas de riesgo en el plano erótico y sexual, acoso, adicción al juego o «enganche» a los videojuegos.

Por ejemplo, en lo tocante a las relaciones interpersonales, el 40% de los adolescentes admite que ha recibido alguna vez mensajes de contenido erótico o sexual, y uno de cada diez habría recibido una proposición sexual por parte de un adulto en un entorno digital, entre otras respuestas que indican unas altas cifras de ‘sexting’ (prácticas sexuales a través de Internet) pero también de chantajes sexuales o incluso ‘grooming’ (forma de pederastia vinculada al engaño del menor por Internet). Más de un 18% de los encuestados en Castilla y León llegó a quedar en persona con gente que sólo conocía a través de la red.

Uno de cada tres, víctima de acoso

El juego y los videojuegos serían las adicciones sin sustancia cuya huella también se refleja en los datos. Aunque la mayoría no llega a ese extremo, algo más de un 3% dedica más de treinta horas semanales a los videojuegos, y en base a las respuestas se estima que unos 2.700 alumnos de ESO de la Comunidad habrían apostado dinero en Internet, la mayoría «para ganar dinero» en apuestas deportivas o póker ‘online’.

En el plano del acoso, la coordinadora del comité autonómico, Rocío Gutiérrez, ha destacado que un gran número de adolescentes son a la vez agresores y víctimas de ciberacoso. Aunque uno de cada tres podría ser víctima de acoso escolar y uno de cada cuatro de ciberacoso (según escalas y valores estandarizados usados en el estudio), la percepción de estar afectado por ellos es muy baja, ha indicado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top